Cuando vernos como individuos ya no nos sirve

Todos hablamos del individualismo de nuestros tiempos con un cierto tono peyorativo, asociándolo a egoísmo, egocentrismo, liberalismo, capitalismo, … Y, sin embargo, todos estamos sometidos a él, y escaparse es muy difícil, si no imposible. No hay que olvidar, que ese individualismo lo llevamos ciegamente incorporado en muchas de nuestras acciones, de las que nos sentimos orgullosos. Por ejemplo, tomamos decisiones como individuos autónomos y libres, o llevamos a cabo acciones sin la necesidad de contar con nadie más para hacerlo. Y me pregunto si esta sensación (u obligación) de ser autónomos, libres, autosuficientes, independientes y separados de los demás, no será una ilusión heredada del pasado, fruto de un discurso que hoy nos trae más sufrimiento del que alcanzamos a ver.

Desde muy pequeños nos enseñan a ser autónomos y responsables de nuestras acciones. Cuando crecemos nos dicen que no es bueno depender de nadie, ni de tu pareja, ni de tus padres o hijos. Nuestra unicidad y criterio individual nos hace especiales y lo asociamos a nuestra identidad. Y, en cierto modo, para la sociedad que hemos creado es útil que nos sintamos “aislados y especiales”, es una forma de mantener el orden democrático. Sin embargo, lo que puede funcionar para el orden social, quizás no nos sirva tanto para nuestra felicidad.

Hace poco, en una sesión de coaching, un ejecutivo se cuestionaba la necesidad de relacionarse con su entorno de forma distinta para sentirse mejor en su trabajo. Buen punto, pensé… Me llevó a reflexionar sobre este supuesto individualista, en el que parece que quienes somos y lo que nos ocurre dependa solo de nosotros. No es la primera vez que el paradigma individualista emerge durante mis sesiones de coaching. A menudo, aparece como un sentimiento de traición, en el momento que la otra persona juzga que si hace las cosas de forma distinta está faltando a su “verdadera identidad”. Otras veces, lo observo como un bloqueo o frustración por no lograr cambiar, bajo la ilusión de que el aprendizaje que necesitan solo depende de sus capacidades, sin considerar a nadie más. En ese momento, el desafío está en mirar en qué medida el contexto nos influye (o determina) y atrevernos a cuestionar nuestra forma de relacionarnos y su impacto en la generación de ese espacio social con el que tanto nos cuesta lidiar. Es una doble mirada sistémica: de afuera hacia adentro, y de adentro hacia fuera.

Este post es una invitación a explorar cómo sería nuestra identidad si la definiéramos por nuestra capacidad de generar vínculos, desde lo relacional; en lugar de sentir que tenemos una identidad única marcada por nuestra racionalidad, autosuficiencia o autonomía individual. Es un tema que da para mucho más, y que nos acerca a la identidad postmoderna, en la que los límites del individuo se diluyen, sometido a múltiples fuerzas y demandas de la sociedad. Pero entrar ahí, merece otro post.

Os dejo un link que resume el concepto de Self Saturado desarrollado por Gergen (link al libro) y profundiza sobre la idea de individuo y sus paradojas en el mundo de hoy. Seguiré tratando este apasionante tema en el blog, con vosotros, y en nuestra vida real 😉

One Comment on “Cuando vernos como individuos ya no nos sirve

  1. Que buena entrada. Gracias Anna por compartir con nosotros estas perlas. Es un tema bastante puntiagudo en donde me gustaría intervenir con una reflexión y una pregunta. En el día de hoy creo que esta màs que demostrado que la inteligencia colectiva es proporcionalmente superior a la inteligencia individual en relación a la cantidad de “individuos” que logran sincronizarse en esfuerzos y búsqueda de soluciones en pos de un objetivo común. Sin embargo noto que en este acto de fundir la propia mente en el cuerpo del equipo comporta un riesgo que no es trivial. Pienso que realizar este proceso implica que las partes se reconozcan como iguales para que la transferencia de identidad ninguna de las partes sienta que se somete a la voluntad de otra persona. Pero he notado que existe también en este proceso una tensión por un juego de poder, que quizás pueda ser analizado con la teoría de juegos.

    Te coloco mi caso. Yo soy un desarrollador de software y he creado por mi cuenta un pequeño software que con las inversiones adecuadas puede generar mucho margen. Mi problema es que soy extra-comunitario y la implementaciòn de dicho software la puedo aplicar en un solo campo en donde no tengo mucha experiencia y ni siquiera una red de contactos sustancial. Por coincidencias de la vida (mientras yo recorría mi camino sin prisas pero sin pausas en pos de mi objetivo) me encontré con una persona que tiene todo los requisitos y red de contactos para lograr la implementación de mi software en su único campo de aplicación en tiempos realmente breves. Como esta persona es comunitaria se creo una relación de colaboración del tipo jefe-subordinado. Sin embargo yo no me siento cómodo como subordinado pues desde un buen tiempo yo había ya decidido trabajar únicamente de forma independiente o en equipos de trabajo bajo metodología Scrum (ser el jefe tampoco me atrae). A “mi jefe” (me paga un salario) le expliqué desde el principio esta situación en una conversación en donde juntos acordamos que lo mas inteligente es trabajar equipo, quedando implícito ademas, que en esta nueva relación de trabajo el concepto de jerarquía es contraproducente. Sin embargo, he notado que en esta deseable fusión de individualidades esta persona que yo veo mas como un socio intenta tomar ventaja sobre todo desde el punto de vista psicológico. En cada ocasión que él intenta tomar ventaja yo le insinuó de forma muy clara (incluso en una ocasiona rompí la relación de trabajo y me marche) que no estoy dispuesto a crear equipo bajo sus pretensiones retorcidas. Sé que de no continuar con esta relación de trabajo estaría perdiendo una oportunidad, pero también él sabe que no le convine en nada que yo me marche pues perdería una oportunidad única. El no puede recrear el software que yo tengo, pero yo ya he tomado ventada de su red de contactos en el caso me deba hacer nuevamente independiente.

    Saludos y gracias por todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *